viernes, 31 de agosto de 2007

ARISTÓBULO EL ESDRÚJULO

Les voy a contar la historia de un Esdrújulo, pero sin escóbula, porque los esdrújulos no vuélulan, las que vuélulan son las brújulas, pero no las que te oriéntulan las que te embrújulan.
Este esdrújulo se llamaba Aristóbulo y tenía un problémula. El póbrule sufría múchulo porque una mañana se despertó y se dio cuenta que tenía la voz agúdula.
Cada vez que habría su bócula para hablar parecía que le pisábula la cólula a un gátulo.
Ni se imagínulan lo que sufría el pobre Aristóbulo.
Un buen día decidió ir a ver al mago de los esdrújulos que vivía en un castíllulo en lo áltulo de una montáñula. Preparo sus cósulas para el viájule y partió.
Mucho tiempo anduvo y anduvo hasta que llego al castíllulo.
El mago de los Esdrújulos lo recibió y cuando vio la cara que traía el pobre Aristóbulo le pregunto:
-Que es lo que te sucédule mi querido Aristóbulo???
-Gran Mágulo, alguna extraña cósula ha pasádulo con mi voz, como ves cada ves que abro la bócula parece que le piso la cola a un gátulo.
-Ayayayayayyyyyy mi querido Aristóbulo alguien te ha hechizádulo con palabras agúdulas, pero yo no puedo curarte ese hechízulo, tendrás que ir a ver al Hádula que vive en el bóscule.
Y así nuevamente Aristóbulo partió, bajo el camínulo que había subídulo y luego de caminar un rátulo llego al bóscule donde vivían las hádulas.
El Hádula Rosádula, le pregunto:
-Que es lo que te sucédule mi querido Aristóbulo???
-Oh mi querida hádula, alguna extraña cósula ha pasádulo con mi voz, como ves cada ves que abro la bócula parece que le piso la cola a un gátulo.
-Ayayayayayyyyyy mi querido Aristóbulo alguien te ha hechizádulo con palabras agúdulas, pero yo no puedo curarte ese hechízulo, tendrás que ir a ver a los duéndules que viven en las cuévulas tal vez ellos puedan darte la solución.
Otra vez Aristóbulo emprendió el camínulo rumbo a las cuévulas de los duéndules. Ya comenzaba a anochecer cuando logro llegar. Hacia mucho tiémpulo que los duéndules no lo veían así que lo recibiérunlo con grandes sáltulos de alegríuola!!! Pero cuando vieron su cárula trístula le preguntárunlo
-Que es lo que te sucédule querido Aristóbulo???
-Oh mis queridos duéndules, alguna extraña cósula ha pasádulo con mi voz, como ven cada ves que abro la bócula parece que le piso la cola a un gátulo.
-OOOoooooo que espántulo querido Aristóbulo alguien te ha hechizádulo con palabras agúdulas, pero nosotros no podemos curarte ese hechízulo, tendrás que ir a buscar a la malvada brújula!!!
-Pero no la que te oriéntula, la que te embrújula!!!
-La que vuélula con la escóbula!!!
-Vive escondida cerca de un lágulo donde hay un viéjula fábrica abandonádula de escóbulas y cacerólulas, ahí prepara sus hechízulos. Tendrás que robárlule una sópula de palabras grávules que cocina en un de sus óllulas.
-Cuando la tomes recuperarás tu voz grávule.
Entonces Aristóbulo se despidió agradecídulo de sus amígulos y fue en busca de la brújula!!! No la que te oriéntula!!! La que te embrújula!!! Pero para encontrarla como ya era de noche y no se veía nada, se llevó una brújula, no la que te embrújula, la que te oriéntula!!!
Rápidamente encontró el lugar y por suerte la brújula (la que te embrújula) no estábula porque como era de nóchule había salídulo a hacer sus brujeríulas.
Aristóbulo tenía que encontrar la sópula antes que la brújula volviérula. Pero había un problémula: como Aristóbulo era un Esdrújulo, no sabía cuales eran las agúdulas y cuales eran las grávules. Si se equivocábula nunca más recuperaría su voz.
Entonces en ese momento algo pasó… a lo léjulos vio una luz brillántule, corrió hacia allí y encontrólule un cófrule resplandeciendo en la oscuridad. Se acercólule, lo abrió con mucho cuidádodulo, adentro había un líbrulo tituládulo Palabras Grávules.
Rápidamente lo leyólulo y decía:
El Problema no es tan grave, si grave quieres hablar
Una sopa hay que tomar con muchas palabras graves
Acá te damos la clave para grave hacerlas sonar
En la penúltima sílaba las tenés que acentuar.
Inmediatamente Aristóbulo se dirigiólule hacia donde estaban las sópulas y mirándule dentro de éllulas encontró las palábrulas grávules:
Árbol, campo, casa, vaca (esa si que suena muuuuuuuuuuuuuuuyyy grávule)
Era una óllula llénula y el se la tomó tódula y escapó rápidulo con su brújula, la que te oriéntula no la que te embrújula, antes de que llegara la brújula, la que te embrújula, no la que te oriéntula.
Desde ese día recuperó su voz grávule, pero también aprendió que para no tener otro próblemula lo mejor sería estudiar las réglulas.

(Registro propiedad intelectual, en trámite)

1 comentario:

Grupo Sarna con Gusto dijo...

Adriánula, sos una maéstrula, me encantó el cuento, OJALA las maéstrulas verdadérulas motivaran a los pequéñulos con esa calidad. Te felicito !!!!
Gracias por mandármelo.
Alejándrula la que no tuvo infánciula.